Isabel De la Cal Rubio

BIOGRAFÍA:

Estudié en colegios religiosos y laicos; me preparé para ser administrativa, tenía que empezar a trabajar pronto, falleció mi padre y tenía cinco hermanos menores que yo;  además de ejercer de administrativo, entonces se nombraba así: Administrativo de 1ª, he estado empleada en todo tipo de trabajos, desde el comercio a la industria. Amo la naturaleza como materia primordial de la vida y fuente de todo lo que nos mueve y nos conmueve; nos alimenta, nos cura, nos enseña; nos hace grandes, y pequeños y nos ensancha el alma. Forma parte indisoluble de nosotras y por nuestro bien, será mejor que la cuidemos, deberíamos mimarla y dedicarle toda nuestra atención. Diré que disfruto con la cultura en todas sus acepciones, me gustaba pintar y me fui a aprender grabado a Italia, aunque eso fué hace mucho tiempo ya. Pero hay algo que tengo claro, y es que la cultura nos enriquece y nos hace crecer. Y ahora os diré que estoy desempleada, lo que no significa que no trabaje, la verdad es que me falta tiempo porque las asociaciones y colectivos en los que estoy necesitan dedicación, que siempre es poca, pero tenemos que implicarnos en lo que nos afecta directa o llamémosle indirectamente, porque realmente todo nos afecta, de una manera o de otra, y si no nos ocupamos nosotras ¿quién lo hará?

MOTIVACIÓN:

 Sabéis quienes somos nos conocéis y me conocéis, nos hemos cruzado en muchos lugares, en asociaciones y colectivos que pelean cada día por sus derechos, cada vez más vulnerados, más dañados;  soy una vecina más, de este pueblo que quiere compartir una vida digna y que se respeten sus derechos, los de todas; que la Empresa Municipal de la Vivienda no la lleven manos que la manejan como a una entidad privada, en secreto, sin transparencia y aumentando una y otra vez nuestra millonaria deuda misteriosamente y sin solucionarnos nada, seguimos sin vivienda social. No podemos consentir que el suelo público se ceda a manos privadas; Pedimos  los contratos públicos al ayuntamiento y no nos los enseñan. Nos ponen a las puertas de casa un macrovertedero que nos envenenará el aire y el agua y nos quitará la salud, y que ya en su inicio está mal concebido, pero ni nos informan; la juventud no tiene acceso a un ocio cultural adecuado a sus diferentes edades; ni les ofrecemos posibilidades de un futuro ilusionante, con la preparación necesaria para enfrentarse a la economía depredadora que les espera; se abren salas de juego; la pequeña y mediana industria local no se desarrolla, pero tampoco importa, se sube el IBI; crece la pobreza, y aumenta la precariedad social, quedando la riqueza cada vez en menos manos y mercantilizando todos los espacios y aspectos de la vida, esto nos provoca inseguridad y provocará conflictos y no lo queremos, queremos espacios de convivencia amables, igualdad de derechos e inclusión social; queremos soluciones a los problemas, nosotras los conocemos y sabemos lo que necesitamos y lo que realmente importa, nosotras las vecinas y vecinos de este pueblo queremos decidir sobre lo que nos afecta, y para eso nos presentamos Vecinas por Torrejón y yo con ellas, para decidir entre todas que futuro queremos; lo construimos hoy. 

Previous

Next